martes, diciembre 05, 2006


11.1
Codificar y decodificar. Cultura, medios y lenguaje
Hall, Stuart

En esta sesión se criticó al modelo tradicional de comunicación (emisor-mensaje-receptor). El plantea proceso basado en los momentos de producción discursiva: producción-circulación-distribución-consumo-reproducción, donde si ningún significado es adquirido, no existe el consumo y el efecto. Es también importante de mencionar que en este intercambio comunicativo están presentes dos elementos importantes: la codificación y la decodificación.

También se habló sobre el efecto del mensaje, en el cual su formulación debe apropiarse de discursos que sean significativamente decodificados. Para ello intervienen la influencia, la instrucción o la persuasión con una compleja consecuencia cognitiva, emocional, ideológica o de comportamiento.

Plantea el siguiente cuadro:


Se mencionó que en base a este modelo, en sí no existe una decodificación sino una recodificación, pues el receptor construye sus propios mensajes en base a los adquiridos.

En todo mensaje se pretende el crear una codificación y decodificación que sea simétrica, que lo que se quiere transmitir sea interpretado en el mismo nivel a como fue emitido, y todo ello depende en parte de la identificación de los códigos, si falta una correspondencia provoca las distorsiones.

El término de códigos visuales naturales y realistas es el resultado de una práctica discursiva, donde no se revela la transparencia de un código, sino la universalidad y habituación del uso de los códigos. Así, “la articulación de un signo arbitrario, verbal o visual, con el concepto del referente es el producto no natural sino convencional, donde se requiere la intervención y apoyo de los códigos”.

En la lingüística se emplean los términos de denotación y connotación. En la denotación se habla sobre el sentido literal del signo, donde se confunde al compararlo como la realidad. La connotación es empleada para referirse a significados asociativos y convencionales.

En esta lectura se les emplea de forma combinada para el discurso. Así se les emplea como herramientas analíticas para poder distinguir en los contextos los diferentes niveles de intersección entre las ideologías y los discursos.

Se comentó que en el nivel denotativo, los códigos son cerrados y limitados; mientras que en la connotación los signos codificados intersecan con códigos semánticos de la cultura.

De esta forma se llegó al tema del desentendimiento o la falta de efectividad en la comunicación. El autor menciona que esto se debe a la falta de operatividad con los códigos dominantes o preferidos del espectador. Por ello se deben establecer limites y parámetros donde la decodificación va a operar. De lo contrario los espectadores interpretarían lo que quisiesen en un mensaje, entrando así, a la comunicación sistemática distorsionada.

Stuart Hall identifica tres posiciones hipotéticas que pueden ser construidas en la decodificación:

La primera de ellas es la posición hegemónica dominante, donde el observador opera dentro del código dominante. Aunada a esta posición también se encuentra el código profesional, el cual sirve para reproducir definiciones dominantes. De esta manera, los conflictos, contradicciones y malentendidos se originan entre la significación dominante y profesional.

La segunda posición es la del código negociado, donde existen elementos adaptados y opuestos, en base a una lógica particular.

La tercera etapa es la de código oposicionista. Aquí el espectador es capaz de entender el sentido literal y connotativo del discurso pero lo decodifica de una manera globalmente contraria, así retotaliza estructuras alternas a las propuestas.

Así pudimos llegar a la conclusión de que “No existe una comunicación transparente”.

OP. Esta lectura se asemeja en mucho a lo planteado por Umberto Eco cuando nos habla de la imposibilidad de interpretar lo que el autor modelo quiere decir en su mensaje, pues el lector modelo no maneja el mismo repertorio de signos y códigos, ni tampoco se situa bajo el mismo contexto del autor. Sin embargo es interesante lo que nos plantea Stuart Hall en cuanto al manejo intencional de las posibles interpretaciones connotativas que pueda tener el espectador para que el mensaje tenga un efecto dentro del código dominante, originando así una recodificación encaminada a nuestro objetivo.

Links...
Hall, Stuart.
Encoding/Decoding. Culture, Media and Language. Londres: Hutchinson, 1980.